Quizás sólo sea un sentimiento que a veces hay que expresar mediante un "te quiero"...
Un te quiero que puede ser el principio o el final de todo.

jueves, 31 de mayo de 2012

A veces no hay un final feliz.

Desde pequeños nos han metido en la cabeza las típicas historias de cuento de hadas, finales felices, el príncipe azul y la princesa que eran felices para siempre. Pero, cuando vas creciendo te das cuenta de que las cosas no son así, y tu también quieres encontrar a tu príncipe azul y necesitas sentir a alguien que se quede junto a ti, aún sin motivos, alguien a quien no le tengas que suplicar, alguien que no se quiera marchar, que te quiera con todo lo que eres, tus defectos, las virtudes, inquietudes... alguien que te escuche, alguien que haga sentir especial y no solo una más entre el montón.
Pero al final, te das cuenta de que el príncipe azul nunca llega, que solo llega alguien y luego se va, en la vida no hay finales felices.


martes, 22 de mayo de 2012

Imprevisible.

Las cosas funcionan, o no. Existen las coincidencias o el destino, cada uno tiene su manera de ver las cosas. Nos enamoramos de las personas indicadas o no, nos cuesta ver la realidad de uno, del otro, del nosotros.
De nada sirve encapricharse con algo y dejar pasar los días, los meses, la vida, las oportunidades...
Cuando estás segura es cuando viene el cambio. Y el mundo está constantemente cambiando, que no es lo mismo. La seguridad es interna, el cambio también, es propio.
Yo hoy, me siento segura para hacer mi cambio.
"Que hay demasiados momentos que no duran para siempre..."

sábado, 12 de mayo de 2012

Te quiero ¿me oyes?, te quiero.

Yo no sé ni lo que estamos intentando...
Pero yo no puedo odiarte, ni insultarte por las esquinas. Simplemente porque no puedo. Y quiero decirte que te quiero todas las mañanas y todos los segundos, y que no voy a parar hasta conseguirlo. Hasta que me muera de no dormir, de no tenerte y de no entenderte...
Voy a quererte como tú me pides.


miércoles, 9 de mayo de 2012

Y aunque duelan las heridas, curarán.

No es que sea rara, es que escondo mi tristeza tras un puñado de sonrisas, así me resulta todo más fácil, o al menos casi todo... Y no, no es que no tenga problemas o que las cosas no me afecten, es que yo las almaceno, las meto en una bolsa, y con cada risa las intentó enviar dentro, más dentro... donde casi no las pueda ver. Aunque tiene un inconveniente, de vez en cuando la bolsa explota.